Nápoles

Nápoles conforma un universo en sí misma, imbuida de fantasía y fatalismo, superstición y esplendor. Es una ciudad con mil caras: caótica y abarrotada de vehículos, pero rica en historia, arte y cultura, dispuesta a revelar sus misterios a quien desee arañar la superficie.

Luego está su preciosa bahía, enmarcada por Posillipo, las islas, la península de Sorrento y el Vesubio; es una de las bahías más bellas del mundo. Su encanto y su esplendor arquitectónico han sido alabados por poetas y novelistas. La UNESCO incluyó el centro histórico de Nápoles en su lista del Patrimonio de la Humanidad en 1995.

Tours y excuriosnes guiadas por Nápoles

Guía de Nápoles

Así como otras ciudades italianas se definen por sus grandes edificios, Nápoles siempre ha vivido a la sombra del Vesubio, el volcán que destruyó Pompeya y los enclaves romanos cercanos hace más de 2000 años. El gigante, aún activo y bañado por las aguas azules de la bahía de Nápoles, es un impresionante telón de fondo y una metáfora de la sangra caliente de la ciudad.

Desde el ruidoso tráfico que atesta las calles hasta el habla atropellada de sus habitantes, Nápoles se mueve a un ritmo apresurado; tal vez se deba al hecho de vivir al borde de una caldera. No es de extrañar que la pizza, que se puede comer a la carrera, naciera y se perfeccionara en esta vibrante ciudad.

Breve historia de Nápoles

Según la leyenda, la sirena Parténope dio su nombre a la ciudad que creció en torno a su tumba; por eso Nápoles fue conquistada por los romanos en el siglo IV a. C. Ciudadanos de Roma como Virgilio, Augusto y Tiberio solían pasar los inviernos aquí, pero los napolitanos preservaron las costumbres griegas hasta el declive del imperio. Desde el siglo XII siete dinastías reinaron en Nápoles. Los normandos, los gibelinos, los angevinos, los aragoneses, los españoles y los Borbones gobernaron la ciudad hasta el siglo XVIII.

La revolución francesa (1789) trajo a las tropas francesas y en 1799 se proclamó la República Partenopea, seguida del reinado de José I Bonaparte, hermano de Napoleón (1806-1815), y de Joachim Murat, cuñado de Napoleón, que promovió excelentes reformas. Los Borbones detentaron el poder de 1815 a 1860, a pesar de serias revueltas.

Porqué viajar a Nápoles

Nápoles, es la tercera ciudad más grande de Italia, situada en la región de Campania, al sur del país. Está a unas dos horas al sur de Roma, en la costa, en el borde norte de la Bahía de Nápoles, una de las bahías más bellas de Italia. Su puerto es el más importante del sur de Italia.

El nombre de Nápoles proviene del griego Neapolis, que significa ciudad nueva. Su proximidad a muchos sitios interesantes, como Pompeya y la Bahía de Nápoles, la convierte en un buen punto de partida para explorar la zona.

Nápoles es una ciudad vibrante y caótica, llena de maravillosos tesoros históricos y artísticos y de calles estrechas y sinuosas con pequeñas tiendas. Podrías pasar unos días aquí y empezar a rascar la superficie.

Qué comer en Nápoles

La pizza, uno de los alimentos más famosos de Italia, tiene su origen en Nápoles y se toma muy en serio aquí. Incluso hay reglas sobre qué tipos de harina, tomates, queso y aceite de oliva se pueden utilizar en la auténtica pizza napolitana. Asegúrese de buscar un restaurante con un auténtico horno de leña - si nunca antes ha probado una pizza cocinada de esta manera, ¡se encontrará con una experiencia que le cambiará la vida!

La pizza no es el único plato italiano que se originó en Nápoles. La berenjena a la parmesana se sirvió por primera vez aquí, y la región se asocia a menudo con los tradicionales espaguetis y la salsa de tomate. Y como Nápoles es una ciudad portuaria, es fácil encontrar excelentes mariscos.

Nápoles es también conocida por sus vinos y por sus ricos y decadentes postres, como el zeppole, un pastel de rosquillas que se sirve el Día de San José y la Pascua. También es el hogar del limoncello, un licor de limón.

Cómo llegar a Nápoles

Nápoles es el principal centro de transporte del sur de Italia, con varias líneas ferroviarias importantes. Las estaciones de tren y de autobuses se encuentran en la inmensa Piazza Garibaldi, en el lado este de la ciudad. Nápoles tiene un aeropuerto, Aeroporto Capodichino, con vuelos a otras partes de Italia y a Europa. Un autobús conecta el aeropuerto con Piazza Garibaldi. Ferries e hidrodeslizadores van desde Molo Beverello a las islas de Capri, Ischia, Procida y Cerdeña.

El tiempo en Nápoles

En verano en Nápoles hace mucha calor, por lo que la primavera y el otoño son las mejores épocas para visitarla. Dado que Nápoles está cerca de la costa, es más templada en invierno que las ciudades del interior de Italia.

Qué ver en Nápoles

Estos son algunos de los lugares de interés para los que visitan Nápoles por primera vez y para los que ya han visitado Nápoles:

    • El Museo Arqueológico Nacional de Nápoles posee una de las mejores colecciones de antigüedades griegas y romanas del mundo, incluyendo mosaicos, esculturas, gemas, vidrio y plata, y una colección de erótica romana de Pompeya. Muchos de los objetos proceden de las excavaciones de Pompeya y de otros sitios arqueológicos cercanos.
    • La Piazza del Plebiscito es el centro de la Nápoles moderna. San Francesco di Paola, en la plaza, es una enorme iglesia con cúpula. El Palazzo Reale, el Palacio Real, se encuentra al otro lado de la plaza (cerrado los miércoles). En el interior se pueden visitar las habitaciones restauradas y los apartamentos reales y visitar el jardín de la azotea, donde hay unas vistas impresionantes de la bahía de Nápoles.
    • Spaccanapoli, o Via San Biaggio, es la calle principal que divide Nápoles y es el corazón del centro histórico. Llena de gente, la calle tiene muchas iglesias, tiendas y otros edificios interesantes. Originalmente el corazón de la ciudad griega y romana, el distrito de Spaccanapoli es una cadena de calles estrechas y sinuosas y es principalmente una zona peatonal, por lo que es un lugar divertido para pasear.
    • Via San Gregorio Armeno, cerca de Via San Biaggio, es famosa por sus talleres y tiendas de pesebres. Via dei Tribunali, otra calle de la antigua Nápoles, tiene arcadas que datan de hace más de 1.000 años.
    • La iglesia de Santa Chiara forma parte de un gran complejo que incluye un monasterio con hermosos claustros decorados con azulejos mayólicas y frescos y un interesante museo arqueológico.
    • El Duomo es una catedral gótica del siglo XIII dedicada al santo patrón de Nápoles, San Gennaro. A un lado del Duomo se encuentra la Basílica de Santa Restituta (la iglesia más antigua de Nápoles) del siglo IV, con columnas que se cree que provienen del Templo de Apolo, buenos frescos en el techo y restos arqueológicos desde los griegos hasta la Edad Media. El baptisterio del siglo V tiene intrincados mosaicos de estilo bizantino del siglo XIV.
    • San Lorenzo Maggiore es una iglesia medieval del siglo XIII con amplios restos griegos y romanos debajo.
    • Castel dell'Ovo, el castillo más antiguo de Nápoles, se encuentra en una posición prominente en el puerto y se utiliza para exposiciones y conciertos.
    • Castel Nuovo, un enorme castillo construido entre 1279 y 1282, alberga el Museo Cívico (cerrado los domingos). En el interior hay frescos y pinturas de los siglos XIV y XV, plata y bronce desde el siglo XV hasta la actualidad.
    • El Teatro San Carlo, conocido por su perfecta acústica, es el mejor lugar para escuchar ópera en el sur de Italia. Inaugurado en 1737, es el teatro de ópera más antiguo del mundo, aunque fue reconstruido en 1816 tras un incendio.
    • El Museo y Parque Capodimonte, construido como casa de campo de caza del Rey Carlos III, alberga uno de los museos más ricos de Italia con una gran galería de cuadros y una colección de mayólica y porcelana. Usted puede pasear por los apartamentos reales y el parque circundante.
    • El Museo y Monasterio de San Martino, en el Cerro del Vomero, cuenta con una famosa muestra de belenes napolitanos, hermosos claustros y jardines, frescos y mosaicos, obras de arte y fantásticas vistas.
    • El Orto Botanico, jardín botánico, es uno de los mejores de Italia.
    • La Universidad de Nápoles, fundada en 1224, es una de las universidades más antiguas de Europa.
    • Bahía de Nápoles - Desde Nápoles se pueden visitar fácilmente muchos destinos interesantes en la Bahía de Nápoles y en Campania.
Deja un comentario